¿ES EL BANCO DE ALIMENTOS LA SOLUCION? O ¿ES PARTE DEL PROBLEMA?

¿Es el banco de alimentos el nuevo héroe ante la crisis?

Resulta interesante ver como de repente se convierte al banco de alimentos en el nuevo héroe que logra calmar el hambre en nuestra sociedad, tras la reciente campaña que según medios, administraciones, empresas y el propio banco ha sido tan exitosa que hay comida para repartir hasta el próximo verano.

Esto que pudiese parecer un éxito, tiene tantas zonas oscuras que si se analiza seriamente volvemos al modelo estafa social que se lleva tanto últimamente, cuando se llama crisis al robo de nuestros derechos conseguidos durante décadas.

Seguro que hay quien se escandalizará al ver este texto, al fin y al cabo se ha dado una imagen tan idílica al banco de alimentos y su trabajo que resulta difícil creer que esta supuesta solidaridad está siendo utilizada (incluso el propio banco de alimentos está siendo utilizado) para que todo siga igual.

Primero hay que saber que las grandes superficies y cadenas de alimentación que ahora se ponen medallas han hecho un negocio redondo, por una parte dan una imagen altruista y por otra obtienen beneficios económicos.

En esta campaña, en la que las personas que aportaban al cesto del banco de alimentos comida, no la traían de casa, sino que la compraban en ese mismo local, así que durante esos días las ventas y beneficios han sido record en esos establecimientos, y los miles de productos depositados no estaban a precio de coste, es decir sin beneficio para los supermercados, sino a su precio normal.

De esta forma han obtenido un 20% o más de caja durante esos días, sumado a la demagogia de parecer generosos, que mejora su imagen y con ello atrae más clientes, pero nadie se ha fijado en los sueldos que cobran quienes allí trabajan, en muchos casos ese mismo personal debería ser el que vaya al banco de alimentos a solicitar comida ya que con esos sueldos míseros no da para cubrir los gastos básicos, pero de esa parte de “generosidad” no hay forma de convencer a sus gestores.

Luego están empresas colaboradoras que tienen políticas muy agresivas de monopolios y de abuso en terceros países para producir sus productos, que también lavan su imagen, entre las colaboradoras están COCA COLA, PEPSI, NESTLÉ, y otras muchas empresas que a día de hoy aprovechan la reforma laboral para despedir barato y reformar sus plantillas sin ningún miramiento, eso por no hablar de quienes desahucian sin complejos sin importar las necesidades de quienes no pagan la hipoteca por no tener recursos, BBK,BBVA, CAJA MADRID, LA CAIXA, también quienes explotan a nuestro sector agrícola con precios que no dan ni para equilibrar gastos, IPARLAT, LECHE PASCUAL, medios de comunicación que criminalizan a los pobres y mantienen campañas llenas de mentiras para facilitar por ejemplo recortes en materia de prestaciones sociales, EL CORREO, LA COPE, EL MUNDO, TELEBILBAO, es probable que hasta el programa de ETB NI MAS NI MENOS conocido por sus ataques rabiosos a perceptoras de RGI se acabe apuntando a esta campaña (tiempo al tiempo) todos estos nombres son solo una parte de los muchos que se aprovechan para dar un lavado de imagen, también por supuesto hay quienes colaboran de manera desinteresada y desde aquí que quede claro que no tenemos nada en contra de ellas.

Otra parte importante es la que viene desde Europa con los excedentes de alimentos, que por una parte ya hemos pagado entre toda la ciudadanía europea y por otra significa un mal planteamiento de sostenibilidad y su fin más importante es evitar que quienes consumimos tengamos precios más baratos, que perjudicarían sobre todo a las distribuidoras que tendrían un stock al que no pueden dar salida.

Pero lo más ofensivo para una mente normal es ver como entidades colaboradoras prioritarias a: GOBIERNO VASCO, LANBIDE, DIPUTACIÓN FORAL DE BIZKAIA, AYUNTAMIENTO DE BILBAO y otros.

Si hay quien no puede comprar alimentos de manera autónoma es porque esas instituciones vulneran constantemente los derechos de las personas, y son ellos los que con su política de exterminio de las prestaciones sociales hacen que miles de personas no puedan comprar los alimentos que crean convenientes, sino que tengan que ponerse a la cola de la beneficencia a esperar a que les van a dar hoy.

En esta estafa revestida de solidaridad las victimas son las personas que tienen necesidad de acudir al banco de alimentos y perjudicadas también son quienes de manera altruista colaboran con el banco de alimentos, las primeras porque se les roba su derecho para entregarles caridad y las segundas porque creyendo que están ayudando a los demás están colaborando en que se siga recortando y robándonos derechos.

Para la administración es un negocio redondo, no gastan y además se evita la rabia social ofertándoles por la puerta de atrás comida, domesticando a quienes olvidan exigir sus derechos y por otra parte se da valor y vanguardia de la lucha contra la pobreza a quienes tienen filosofía caritativa y denuncian solo que existe la pobreza pero no se atreven a denunciar a los responsables, evitando la solución real y apostando por una cronificacion de la misma.

Con esa filosofía todo marcha bien, se oferta la imagen que nadie pasa hambre y todo solucionado, eso si, de la soberanía personal y la libertad de elección nada de nada, que eso para los pobres es un vicio o privilegio que no se les puede permitir.

Esto nos lleva a un modelo de segregación social donde quienes sufren la pobreza hacen colas, (recientemente en una céntrica calle bilbaína mas de mil personas bajo la lluvia) para recibir su ración como una cartilla de racionamiento de la posguerra, y el resto de la ciudadanía, la que tiene derechos, compra en los supermercados cuando, como y lo que necesita sin intermediarios que deciden que van a comer hoy, mañana y al día siguiente.

Sin recortes y con justicia social no hacen falta alimentos de un banco, y están convirtiendo en ROBIN HOOD a quien se comporta como EL SHERIFF DE NOTHINGHAM.

Si el banco de alimentos, tanta entidad colaboradora y personas voluntarias se plantan en el Gobierno Vasco y exigen que se den recursos necesarios a cada persona para cubrir sus necesidades trabajarán por una justicia social real, lo demás es caridad y hacerle el juego a quienes nos roban día a día nuestros derechos.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.