Notificaciones de la Diputación a perceptores/as de la RGI a través del B.O.B de 1 y de 5 de julio

ÚLTIMO ANUNCIO: B.O.B. de 1 de julio (páginas 3 a 17); último día para recoger la notificación en Nicolás Alkorta: miércoles 13. B.O.B. de 5 de julio (págs. 44 a 47); último día para recoger: viernes 15.

Tal y como hemos comentado ya en otras ocasiones, la Diputación Foral de Bizkaia suele publicar cada quince días —a principios y mediados de mes— una serie de anuncios en el Boletín Oficial de Bizkaia en los que aparecen los listados de centenares de personas perceptoras de prestaciones sociales (Renta Básica-RGI y Prestación Complementaria de Vivienda) a las que supuestamente ha enviado al menos una carta certificada a su domicilio sin que la hayan recibido. Las personas cuyo nombre aparecen en esas listas deberían pasarse por Nicolás Alkorta a recoger esa carta o notificación, pues en caso contrario la Diputación acostumbra a suspender cautelarmente el pago de la prestación, a pesar de que eso iría en contra del procedimiento legal para este tipo de casos.

MÁS INFORMACIÓN Y COSAS A TENER EN CUENTA:

En principio, la publicación de estos anuncios o «edictos» sólo debería hacerse cuando la Diputación ha intentado enviar una carta certificada en dos ocasiones sin que el/la titular de la prestación la haya recibido, pero cada vez nos estamos encontrando con más casos de personas cuyo nombre aparece en esas listas sin que previamente la Diputación les haya enviado ninguna carta, y que de repente se encuentran un buen día con que tienen la RGI suspendida sin saber siquiera el motivo de esa suspensión y sin posibilidad de presentar alegaciones. Por eso es importante tener en cuenta una serie de consejos:

  • Para evitar este tipo de suspensiones sin previo aviso y por sorpresa, lo ideal sería que todo el mundo tomara la costumbre de consultar cada quince días si su nombre aparece o no en esas listas, aunque lógicamente esto es muy fastidioso y además bastante complicado para quienes no tienen acceso a Internet. Una posibilidad es organizarse entre grupos de amigos/as, conocidos/as, asociaciones en las que participamos…  para que sea una sola persona la que haga ese seguimiento de los anuncios del B.O.B., teniendo los nombres y apellidos de las demás para poderles avisar en caso de que su nombre aparezca en esas listas. Desde Argilan subiremos a este blog una nota de aviso como esta cada vez que aparezcan en el B.O.B. notificaciones colectivas de este tipo para ahorrar el trabajo de tener que estar consultando continuamente el B.O.B., aunque quien quiera hacerlo simplemente tendría que introducir (siempre entre comillas) sus dos apellidos o las palabras «Servicio de Lucha contra la Exclusión» en la casilla “Término” del buscador del Boletín: http://aplijava.bizkaia.net/BT00/MenuLibreServlet?idi=es&indices=0
  • La Diputación de Bizkaia lleva años utilizando la excusa del “correo no recibido” para suspender la prestación. Muchas veces no recibimos esas cartas a tiempo porque nuestro buzón está abierto o hay un error en la entrega, o porque Correos nos ha dejado un aviso pero sólo ha retenido la carta certificada en su sucursal durante 7 días, que bien podrían haber coincidido con que nos encontráramos ausentes del domicilio durante unos días por cualquier motivo —la Ley no impide ausentarse del domicilio durante 7 días, ni mucho menos—. Pero también puede ocurrir que si hemos cambiado de domicilio en los últimos meses, y aunque se lo hayamos comunicado a la trabajadora social, esa información todavía no aparezca en la copia de nuestro expediente que tiene la Diputación, por lo que cualquier carta certificada que nos envíe —sea para lo que sea: una cita para entregar documentación o para una entrevista, informarnos sobre algo, etc— llegará a nuestra anterior dirección y por tanto será devuelta. Cada vez nos estamos encontrando con más casos de ese tipo. Por eso es especialmente importante que quienes hayan cambiado de domicilio recientemente se tomen la molestia de consultar cada 15 días si su nombre aparece o no en el B.O.B., al menos durante un tiempo.
  • Si encontramos un día nuestro nombre en cualquiera de esas listas, además de pasar por Nicolás Alkorta para recoger la notificación que supuestamente nos han enviado al domicilio y no hemos recibido, es importante pedir amablemente en ventanilla —a veces los/as funcionarios/as de Nicolás Alkorta no dan esa información, aunque en principio deberían y pueden hacerlo, simplemente consultando nuestro expediente en el ordenador— que nos digan exactamente qué día se intentó la entrega de esa carta certificada, y si existe o no un certificado de Correos que justifique esa “entrega fallida”. En caso de que no exista ese justificante o de que no quieran darnos la información, habría que solicitarlo por escrito (podéis descargar desde aquí un modelo), y si no nos lo entregaran en el momento ni nos lo enviaran por correo pasados unos días, o nos respondieran diciendo que no existe tal justificante de Correos (simplemente porque en realidad no nos habían enviado ninguna carta, algo que como decimos está empezando a ocurrir con demasiada frecuencia), la notificación mediante el anuncio en el B.O.B. no sería legal, por lo que además de añadir esa circunstancia como uno más de los argumentos en los posibles recursos que se pudieran presentar —dependiendo de cual sea el contenido de esa carta o notificación—, lo mejor sería poner una queja ante el Ararteko. Esto no es muy complicado (en su página web explican las distintas maneras de hacerlo) y suele ser muy útil y efectivo de cara a evitar posibles suspensiones basadas en una supuesta notificación que realmente no hemos recibido, no por nuestra propia culpa o descuido, sino porque la Diputación no ha hecho esa notificación del modo en que se establece en la ley.
  • Por último, aun en el caso de que efectivamente nos hubieran enviado una carta certificada y por cualquier motivo Correos se la haya devuelto a la Diputación (porque nos la enviaron al anterior domicilio, porque estuvimos ausentes del domicilio durante los siete días en que la carta estuvo en Correos o porque no nos entregaron correctamente el aviso en el buzón, por ejemplo), la notificación mediante el anuncio en el B.O.B. seguría sin ser correcta desde un punto de vista legal, pues la Ley 30/1992, de RJAP-PAC en su artículo 59.2 obliga a la Diputación a tratar de averiguar nuestro nuevo domicilio (por ejemplo, preguntando a los Servicios Sociales de Base del Ayuntamiento o a nuestra trabajadora social) o de hacer un segundo intento de enviarnos esa carta, antes de acudir directamente al B.O.B. Al igual que ocurría en el caso anterior, conviene tener esto en cuenta de cara a los posibles recursos, y por supuesto también es del todo aconsejable acudir al Ararteko para poner la correspondiente queja.

ANUNCIOS ANTERIORES:

B.O.B. de 16 de junio (pags. 27 a 35)

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Información y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.